viernes, 26 de noviembre de 2010

NABO (Brassica rapa)

Esta raíz ya la conocía Teofrasto en el año 400 antes de nuestra era.  Plinio incluía hasta 12 tipos diferentes en la categoría de rapa y napus.
Esta hortaliza está un poco olvidada ya que ha sido desplazada por las patatas.  Ahora bien, se trata de una hortaliza consumida por la humanidad desde la prehistoria.  Tanto el sabor como el aroma que desprende durante la cocción resultan deliciosos.
Tanto las hojas como las raíces son ricas en calcio, por lo que se recomiendan para contribuir al desarrollo de los niños.  Los nabos tienen propiedades antiescorbúticas, diuréticas, laxantes, pectorales y refrescantes.  Contienen buenas dosis de vitaminas A, B5, B6, C y PP.  Y entre su contenido mineral hallamos azufre, calcio, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, yodo y cinc.
Están buenos crudos, rallados, en ensalada; aunque lo más habitual es incorporarlos a potajes, pucheros, cocidos y demás guisos populares.  Degustar unos nabos al horno en bechamel y gratinados, o en estofado o puré, es toda una sorpresa para el paladar.
Incluirlos para hacer un caldo o para hervir unas legumbres y después se pueden incorporar triturados para espesar y dar sabor al caldo o las legumbres.
Nabos glaseados
Limpia los nabos en agua fría y córtalos en dados de 1 cm., o en tiras lo más finas posibles.  Sumergirlos en agua hirviendo durante 3 minutos.  Escurrir. Calienta aceite abundante en una sartén añade los nabos espolvoreados con un poco azúcar y se fríen a fuego fuerte hasta que caramelicen.
Si somos algo reacios a tomar azúcar caramelizada, también los podemos simplemente freír como si fueran patatas y usarlos como guarnición.
Otra cosa que hay que comer de los nabos son las hojas o grelos.  Lavarlas bien, cortarlas en trozos grandes y hervirlas hasta que se pongan tiernas.  Servirlas calientes con un chorrito de aceite de oliva.  También se pueden cocinar y pasar por una sartén con un poco de aceite de oliva, ajo y algún  taquito de jamón o tofu.  Es un plato delicioso.

Una nueva andadura

Siguiendo el camino marcado desde el inicio de nuestro proyecto, que no es otro que acercar nuestros productos, nuestros campos y nuestro pensar a las personas que han despositado su confianza en nosotros; hemos decidido publicar este blog y mantener una relación que puede ser muy productiva e interesante para todos, podremos mejorar, aprender y sobre todo crecer juntos en una nueva forma de entender la economia de circuito corto...